MIRIAM MAZOVER  |  Fundadora y Directora Académica        

Blog

¿Cuál es la diferencia entre un profesional y un amigo?


En la mayoría de los casos, en el inicio de la consulta psicológica hay un argumento de algo disruptivo para la vida de un paciente, algo que no encaja con lo esperado, una ruptura, un quiebre en el modo de vida o una vacilación de los emblemas sostenidos hasta ese momento. La pérdida de un familiar, de un trabajo, una separación, un cambio de carrera o de estilo de vida son algunos de los motivos que se escuchan a diario.

Frente a aquello disonante que irrumpe en la armonía de la vida de un sujeto, está claro que los caminos son diversos. Un sujeto puede quejarse, culparse, quedarse perplejo o llorar. Y en ocasiones, cuando todas esas estrategias ya no alcanzan, la consulta por fin llega.

¿Por qué un sujeto consulta? En principio, creo que

Los ex que comparten salidas en familia


Publicado en LA NACION  - Opinión de: Javier Díaz

Pese a estar separados, muchos padres arman programas juntos con sus hijos; ¿buena relación o confusión emocional?

Laura Reina

Mientras Paula Gallego desayunaba y buscaba sin ningún apuro en Internet qué película iría a ver con Mateo, su hijo de 6 años, una pregunta la sacó de su letargo de sábado por la mañana: "¿Podemos invitar a papi?" Martín, el papá de Mateo, hacía meses que ya no vivía con ellos. La pareja se había separado después de

Toda la familia hace el ingreso escolar

Publicado en LA NACION -Opinión de: Javier Diaz

Cómo cambia la dinámica familiar cuando un chico realiza el curso para entrar a un colegio secundario; exigencia doble todo el año y algunos interrogantes

Por Soledad Vallejos  | LA NACION   



Vacaciones de invierno, suspendidas. Actividades como canto, natación, comedia musical, tenis o fútbol, eliminadas del calendario. Salidas los fines de semana, restringidas. En la casa de los Scorofitz todo ha cambiado este año. Delfina, la menor de la

Citas de reflexión

La única subversión que el psicoanálisis propone es la del sujeto cuando asume su deseo.

Fernando Ulloa

Seguinos en Facebook